Tan cerca, tan lejos

No te amo… Al menos, no te amo más, le dije…

¿Estabas enamorado de mí cuando nos pusimos de novios? rápida retrucaste. No, te contesté, pero esta vez es distinto…

Cómo le podía explicar cada una de las cosas que yo sentía. Que la necesitaba… Pero que la necesitaba lejos. Que no podía vivir sin ella, pero que me había acostumbrado a no tenerla al lado.

Que la búsqueda me había consumido, y en el lugar donde había un corazón listo para abrirse en otras épocas, ahora sólamente quedaba una zona gris, una muralla, quién sabe si infranqueable, pero al menos prevenida contra ella…

No puedo estar con vos, le dije. ¿Por qué? respondiste

Podría haberte dicho la verdad, pero se me hizo difícil… Me limité a mirar la fuente.

De golpe los bancos de esa plazoleta que marcaba la entrada del parque Sarmiento se hicieron infinitamente largos, y a la vez, demasiado pequeños… Tampoco ayudaba la sensación de soledad de ese lugar, que tenía la mágica propiedad de neutralizar la existencia de civilización, a pesar de estar a treinta metros de la avenida…

Debo confesar que el final de esta historia no lo conozco, jamás te pregunté en qué pensabas en ese momento… Ambos nos perdimos y nos ahogamos en el agua de esa fuente, en el silencio de los árboles, en la madera de los bancos…

Te acompaño al ómnibus, dije finalmente… Y jamás volvimos a hablar del tema… Sigo sin saber cómo decirle las cosas, y sigo sin bajar la guardia…

6 Responses to “Tan cerca, tan lejos”


  1. 1 G... noviembre 5, 2007 a las 11:28 pm

    Inspirado en buena parte por Enlace Eterno de Moscarey
    http://moscarey.wordpress.com/2007/11/04/enlace-eterno/

    Como ya dije en otras ocasiones, Moscarey cuando escribe pone las cosas en perspectivas nuevas y hace que lo cotidiano, y lo no tanto, adquiera una cierta magia…

    Saludos a todos! Dejen sus comentarios si les gustó, estoy extrañando no ser el único que comenta acá…

  2. 2 Em noviembre 10, 2007 a las 2:24 am

    Es genial, como todo lo que escribis. Aunque esta vez la historia se me hace tan familiar…

    Bajaste la guardia en algún momento?
    Me parece que “Jamas” es mucho tiempo.

    Un beso!

  3. 3 G... noviembre 10, 2007 a las 10:13 pm

    Yo sí… Mi guardia va y viene… Mi personaje cumple con lo que dice… Siempre

  4. 4 Em noviembre 23, 2007 a las 12:07 am

    Hoy entendí tu cuento más que antes… vos sabés por qué.
    Hoy sentí la magia que decis que existe en ese lugar..

    Keep on writting things like this!!

    Good Job!

  5. 5 Sandra noviembre 30, 2007 a las 3:34 pm

    … Que la necesitaba… Pero que la necesitaba lejos. Que no podía vivir sin ella, pero que me había acostumbrado a no tenerla al lado…. Wow, esto me dejo paralizada cuando contemplé la posibilidad de vivirlo…. ¿Podría ser producto de una relación a distancia? Tengo miedo de tenerlo a mi lado y darme cuenta que, el amor funcionaba mejor de lejos😦
    Saludos

  6. 6 G... noviembre 30, 2007 a las 4:06 pm

    @Sandra: A veces la distancia no es solamente física. A veces nos alejamos tanto de las personas que queremos(tanto físicamente como no) que puede suceder que cuando la otra persona regresa, la costumbre de no tenerla se hace más fuerte que lo que sintamos por esta persona.
    Me alegro de haber tocado aunque sea un poquito tu corazón.
    Gracias por dejar tu opinión y espero que pases de vuelta!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Dígame, licenciado…

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: