La pelota no se mancha… ¿Las camisetas, sí?

La última que nos faltaba…

Image Hosted by ImageShack.us

Un jugador del equipo de fútbol Gimnasia y Esgrima de La Plata, Luciano Leguizamón, fue sancionado y casi suspendido por cambiar su camiseta con la de Sebastián (“la brujita”) Verón, del club Estudiantes de la misma ciudad, en el entretiempo del clásico que disputaban estos dos equipos…

Pongámoslo en contexto…

En un tiempo en el que las familias con chicos dejaron de ir a disfrutar un espectáculo por culpa de unos cuantos inadaptados que no saben hacer otra cosa que generar violencia, un momento en el que si vas a apoyar a tu equipo, si sos visitante, tenés que disfrazarte de hincha local por culpa de unos delincuentes que deberían estar presos(por un par de años), y a los cuales, además, los dirigentes de los clubes encubren; en estos tiempos, castigan a un jugador por realizar un acto completamente deportivo y caballeroso, de intercambiar la camiseta con un jugador rival.

Exactamente, se castiga un acto de amistad entre SEÑORES DEPORTISTAS, frase que me doy el lujo de poner en mayúsculas para compararlos con el señorito Carlos Jiménez (la “Mona” no!), secretario de Gimnasia, del cual lo único que puedo decir es que me parece el tipo de persona que no queremos en nuestro deporte…

Jiménez, fea la actitud…

Lo único sagrado es la competencia… Pero la competencia entre caballeros(léase tambien damas)

¿De paso, díganme qué opinan? ¿Qué pensarían ustedes si la estrella de su club cambia la camiseta con la de su club rival? Yo creo que ya lo dejé claro…

6 Responses to “La pelota no se mancha… ¿Las camisetas, sí?”


  1. 1 moscarey noviembre 7, 2007 a las 11:05 pm

    No se si es tan así, acá en LP, Estudiantes y Gimnasia son hinchadas que se odia a muerte. Verón fue el forro que se avivo e hizo eso para que la gente se lo quiera comer a Leguizamon, en sí no podés cambiar la camiseta en un entretiempo, ni siquiera termino el partido, o sea, la gente se lo quería comer vivo y si mal no recuerdo ya Gimnasia iba perdiendo 1 a 0. Si yo soy compañero de Leguizamon y lo veo entrar al vestuario con la camiseta de Verón en la mano, lo re cago a trompadas y es así, no vengan con protocolos, en el fútbol no existen protocolos, vos querías que opine, tomá! ajjajaja
    Un saludo G… muy buena nota, por lo menos me saque un poco la bronca, aclaro soy de River. Pero no sé en que estaría pensando Leguizamon. Verón lo durmió.

  2. 2 G... noviembre 8, 2007 a las 1:44 pm

    Yo también soy de River!!!Jejeje

    Es cierto, yo quería opiniones, espero que sigan viniendo, a favor o en contra. Siendo que estamos en el “gobierno de la concertación”(escalofrío)

    Lo que también es cierto, Verón lo durmió bien dormido. Ahí es donde tendría que entrar la viveza de los dirigentes para que el adversario no consiga lo que quería…

    Para mí que no tenían plata para seguir comprando camisetas…
    Saludos Moscarey y gracias por pasar!

  3. 3 Hernán noviembre 8, 2007 a las 7:06 pm

    (llegué mediante el blog del mántido)

    Opino igual que vos. Me parece una pérdida total de los valores, y no sólo eso, sino que encima se ponen orgullosos de eso y (además de los insultos de la hinchada) lo sancionan “disciplinariamente”. La verdad que me indignó.

    Yo soy hincha de Banfield, y detesto a Lanushhh, con toda el alma, jaja. Pero lo que pasó el otro día realmente me pareció una tremenda muestra de cómo estamos como país. Es increíble. La gente ya perdió la conciencia de los jugadores. Y, hasta si querés, te dejo pasar que lo puteen los hinchas, por la calentura del partido, vas perdiendo el clásico, bueh, vaya y pase, tampoco es que sea tan poco común. Pero lo que hizo el dirigente, en una muestra de su conciencia, de su poder de toma de decisiones coherentes con una institución centenaria del deporte y la recreación de una ciudad, le enseñó el ejemplo a todos los jugadores actuales y también a los chicos que juegan “por simple diversión” -tanto en inferiores como en una canchita cualquiera-: “llegás a demostrar que en realidad los jugadores no se quieren matar entre ustedes, y te cuelgo”.

    Un saludo.

  4. 4 G... noviembre 9, 2007 a las 6:42 pm

    Bienvenido Hernán! La puerta está abierta para el que quiera pasar a dejar su opinión, y si viene desde lo de Mantis, debe ser buena persona, jeje…(No que todos los otros que dejan sus comentarios no lo sean, de hecho las malas personas son las que no lo hacen, jeje)

    Gracias por el aporte. Yo opino como ex-jugador de básquet (si, para el fútbol soy un maderón de aquellos) de esos que si tenían que saltar por encima de alguien para recuperar una pelota, lo hacía, me parece que las rivalidades tienen que ser deportivas y de la cancha para adentro…
    No voy a entender al que sigue rivalizando con su contrario fuera de la cancha….

    Gracias de vuelta por pasar a ambos!

  5. 5 susana agosto 22, 2008 a las 8:43 pm

    para mi es una estupidez seguir con el tema.

    se termino.hay cosas mas importantes.

    y eso que soy hincha de gimnasia eh

    de todas maneras a mi no me parecio tan mal lo de leguizamon

    yo amo a gimnasia y aborresco a estudiantes, pero de todas maneras veron puede que sea el idolo de leguizamon que se yo, y bue tampoco es para tanto…!!!

  6. 6 G... agosto 24, 2008 a las 10:40 pm

    Tal cual. Igual, el post es viejito. Lo único que quería decir es que me pareció muy mal lo que pasó con los dirigentes, que castigaran a alguien por un ejemplo de deportividad…
    Gracias por pasar!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Dígame, licenciado…

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: