Posts Tagged 'amor'

Dear…

Dear Bobbie – Yellowcard

(Dear Bobbie,
Do you remember when you were young and very pretty? I do, I remember pleated skirts, black and white saddle shoes. Do you remember dancing that night? I do, I still think of you when we dance, although we cant jitterbug as we did back then.)

Do you remember when?
How long has it been?
1945 you opened my blue eyes
To see a whole new life
Do you remember when?
I told you this that night,
That if you’re by my side
When everyday begins
I’ll fall for you again
I made a promise when
I told you this that night

I’ll be fine
Cause when I die, then I die loving you
It’s alright, I’ll be fine
When I die, then I die loving you
Loving you, loving you

(Do you remember the times we would give up on each other and get back together, then we were finally married in 1949. We drove the yellow convertible on our honeymoon. Do you remember? I do.)

Life has led us here
Together all these years
This house that we have made
Holds twenty-thousand days
And memories we’ve saved
Since life has led us here

And I’ll be fine (I’ll be fine)
Cause when I die, then I die loving you
It’s alright (it’s alright), I’ll be fine (I’ll be fine)
Cause when I die, then I die loving you
Loving you, loving you

I’m coming home to you
Slipping off my shoes
Resting in my chair
See you standing there
The silver in your hair

I’m coming home to you
When I lay tonight, when I close my eyes
I know the sun will rise
Here or the next life
As long as your still mine, then it’s alright

And I’ll be fine (I’ll be fine)
Cause when I die, then I die loving you
It’s alright (it’s alright), I’ll be fine (I’ll be fine)
Cause when I die, then I die loving you
Loving you, loving you

(You have gray hair now but you’re a beautiful woman and the years have been good to both of us. We walk slow now, but we still have each other. The glue of love is still bonding us together. Love is what I remember. Do you remember?)

———————————————————————————————-

Posteo esta canción de Yellowcard que me parece muy tierna. La voz que se escucha es la de un hombre de 87 años(el abuelo del cantante) leyendo una carta de amor que le escribió a la mujer a la que amó por 58 años…

Creo que al final de los finales es lo que muchos queremos…

(Si comentan, traduzco)

Saludos!

Pd.: la persona a quién se la dedico ya sabe quién es…

Buen(?) Pastor

Buenas y santas!(Y no tan santas también) Vuelvo al ruedo después de recluirme para estudiar para un examen de la facultad, y venimos con un tema calentito…

Como todos saben, me gusta quejarme, y no pierdo la oportunidad de hacerlo, sea por algo más o menos importante. Pero si algo me revienta y lo considero verdaderamente importante es el tema de la discriminación. Cualquier tipo. A mujeres, a negros, a judíos, a homosexuales, a gordos, a altos, a flacos, a enanos, a rubios, a heterosexuales, a hombres, a quien sea.

Webeando, como siempre, me encontré con un hecho curioso y, a esta altura del partido, bastante anacrónico, pero mejor se lo dejo que les cuente Eze:

Hola, me llamo Ezequiel y tengo 21 años de edad.

Procedo a describirles el primer acto de discriminación contra amigos homosexules que presencio.

En el día de la fecha (jueves 11 de marzo de 2009) me encontraba con tres amigos gay en el Paseo del Buen Pastor, el cual se caracteriza, entre otras cosas, por concentrar gran cantidad de gente homosexual. Dos de mis amigos son pareja y como tal se encontraban abrazados y besándose (al igual que muchas parejas heterosexuales del lugar) ante lo que se presenta una persona de seguridad del lugar a prohibir tal situación.

Solo crucé un par de palabras con el señor, hasta que mis amigos decidieron retirarse del lugar. Le expliqué que iba a proceder como corresponde, haciendo una denuncia en el INADI. Pero realmente no sé cómo hacer esto último y es por eso que les escribo.

Realmente estoy muy decepcionado y dolido, con mucha impotencia.

Desde ya muchas gracias.

Ya saben que este blog condena lo que pasó, así como todos los casos de discriminación, favorable o desfavorable… Bueno, los dejo para que discutan…

Final Feliz…

No sé por qué razón los colectivos y la lluvia me obligan a pensar… Deben ser los viajes, todo viaje con su comienzo y su final…

En particular los finales… Los finales felices. ¿Qué son los finales felices? Chico conoce a chica, chico se enamora de chica, peripecias varias, chico se casa con chica, o viceversa… Es más, hasta puede cambiarse el orden…

Hablando con un amigo, él me decía, tengo menos finales felices que las historias de Lovecraft… De ahí surgió la disquisición… Una historia, otro día lluvioso, un verano, y una chica… Pasó un vaso de cerveza y siguió la historia… El momento más perfecto, tal vez digno de una película romántica de 8 p.m. Como dije antes, chico, lluvia, la chica perfecta, el beso perfecto… Cómo terminó esto, se preguntarán… Con gente malintencionada que metió la cuchara, y una novia incrédula que confió en los que se la querían dar vuelta y no en el que la quería… Por eso lo de los finales felices…

Ese es el problema, contrarresté yo… Uno lo único que quiere es una chica medianamente linda, lo suficientemente tierna para que nos banque nuestras pelotudeces, al menos eventualmente… Sin embargo, siempre terminamos con las manos rotas y los corazones vacíos, y viceversa…

Tal vez el problema es otro… Los finales felices son escasos… Y duran poco… Y así son historias dentro de historias, viajes dentro de viajes… Un viaje se termina, toco el timbre y me bajo…

Caminantes de la noche…

La oscuridad de la calle Maipú lo cobijaba con su manto negro. Él caminaba rápidamente. Le encantaba hacerlo. El ácido láctico hacía arder los músculos de sus piernas, y eso lo hacía sentirse vivo.

Vivo, casi no podía recordar la última persona que lo había hecho sentir así… Habían pasado muchos años, muchas vidas, muchos kilómetros.

Sin embargo, cada tanto los recuerdos lo atacaban. En esos momentos, la recordaba como si hubiera sido ayer. Ella, con sus ojos tristes, su sonrisa emotiva, su pelo dorado, agitado por el viento, su figura delicada. Anna era su nombre…Tanto tiempo…

También recordaba a Amanda, la mágica seducción que tenía esa mujer. Esa mirada que invitaba a pensar en placeres extraterrenales. Y en su perdición…

Pensaba cada vez más en ese momento en que Amanda lo llevó a ese mundo. Que lo introdujo a lo que era hoy. Que lo alejó de Anna, de su madre, de su familia…

En esas noches en las que el pasado lo atacaba, la única solución era salir a la calle a perder sus penas en el camino. Y eso iba a hacer esta noche…

Encontró a la persona perfecta. Estaba sola, y buscaba a alguien que la acompañara. Después de tanto tiempo, se aprende a leer a las personas. Sin embargo, no se había percatado de la presencia que la cuidaba…

Con la sutileza de un ser etéreo, se acercó. Era simple su vida, era un asesino. Eso lo alejó de su vida pasada, así como de Anna. Aún recordaba su mirada temerosa cuando le ofreció ser como él. El momento cuando supo que ella jamás lo entendería… Aún recordaba su último gemido de dolor, mientras él lloraba, y a su vez la bebía…

Como estaba haciendo ahora con su nueva víctima… Clavó sus dientes en su cuello y dejó que el sabor cálido y salado de la sangre lavara sus recuerdos…

Porque era un asesino, un vampiro, un muerto en vida, un caminante de la noche, y como le dijo Amanda, eso nunca más podría olvidarlo…

Buscándola

Buenas, acá estoy de vuelta, como siempre. Bueno, como siempre no. En general, siempre vengo a contarles alguna de mis historias, pero hoy vengo a contarles la historia de un amigo.

Un amigo comenzó una búsqueda que realmente me parece extraordinaria. Él creó un blog para encontrar a una persona que conoció en una clase de la facultad, Rosario, y a la que por un par de casualidades del destino, no volvió a ver.

Les pido(y recomiendo) que lean su historia, que recién empieza, y que lo ayudemos a encontrarla. No se olviden de clickear en el link de más arriba o en el de la blogroll.

UPDATE: Mi amigo desistió de su búsqueda… Querían historias de esperanza? Vayan a Nueva York…

Alvidá

Un par de rayos de sol se asoman por la persiana de mi habitación. Son las ocho y media. Vos ya no estás…

Parece que fueran años desde que te fuiste, y sólamente hace media hora. Junto lo que quedó de mi ropa tirada por el suelo, la tuya se fue con vos. Acomodo las sábanas, borrando tus gestos, tus movimientos, tu sueño, tu risa…

Lo único que queda de anoche es un envoltorio de helado. Tu perfume ya lo limpió el aire fresco de la mañana. Tu recuerdo ya lo limpió mi mente. Tus rastros ya los limpié yo…

Alzo ese envoltorio de helados, sabiendo que es lo último que queda de nosotros… Te limpio, te desaparezco, suavemente borrándote de mi mente. Borrándote de mi pasado, de mi presente y de mi futuro.

El final, el adiós. Juntos. Separados. Inexistentes. Vos y yo. Vos. Y Yo.

Tan cerca, tan lejos

No te amo… Al menos, no te amo más, le dije…

¿Estabas enamorado de mí cuando nos pusimos de novios? rápida retrucaste. No, te contesté, pero esta vez es distinto…

Cómo le podía explicar cada una de las cosas que yo sentía. Que la necesitaba… Pero que la necesitaba lejos. Que no podía vivir sin ella, pero que me había acostumbrado a no tenerla al lado.

Que la búsqueda me había consumido, y en el lugar donde había un corazón listo para abrirse en otras épocas, ahora sólamente quedaba una zona gris, una muralla, quién sabe si infranqueable, pero al menos prevenida contra ella…

No puedo estar con vos, le dije. ¿Por qué? respondiste

Podría haberte dicho la verdad, pero se me hizo difícil… Me limité a mirar la fuente.

De golpe los bancos de esa plazoleta que marcaba la entrada del parque Sarmiento se hicieron infinitamente largos, y a la vez, demasiado pequeños… Tampoco ayudaba la sensación de soledad de ese lugar, que tenía la mágica propiedad de neutralizar la existencia de civilización, a pesar de estar a treinta metros de la avenida…

Debo confesar que el final de esta historia no lo conozco, jamás te pregunté en qué pensabas en ese momento… Ambos nos perdimos y nos ahogamos en el agua de esa fuente, en el silencio de los árboles, en la madera de los bancos…

Te acompaño al ómnibus, dije finalmente… Y jamás volvimos a hablar del tema… Sigo sin saber cómo decirle las cosas, y sigo sin bajar la guardia…


agosto 2017
L M X J V S D
« Mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Dígame, licenciado…

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.